Es tiempo de escuchar a Dios!